feedburner

Videos De Incesto Porno Entre Madres e Hijas.

8 Marzo, 2017 - 2.074 visitas

Mamá y yo desayunamos con sexo lésbico - - Madres e Hijas

Tras ir a desayunar junto a mi padre, apareció mi madre y la noté más cariñosa de lo normal. De hecho, mientras intentaba comerme mis cereales, ella empezó a meterme mano bajo la mesa, hasta incluso llegar a comerme el coño. el ambiente estaba caldeado y más que iba a estarlo, ya que cuando nos quedamos solas, no dudó en subirse a la mesa para comernos los coños mutuamente.
21 Febrero, 2017 - 2.640 visitas

Mamá y yo nos follamos al cirujano - - Madres e Hijas

Como a mi madre le quedaron de lujo, ahora yo también quiero tener dos buenas tetazas, así que voy con ella a su cirujano para que me aconseje. Pero en la consulta, acabamos enrollándonos y el doctor se quedó de piedra al vernos. Lo que pasó después, es que ambas acabamos compartiendo su rabo en un trío, donde las dos tuvimos nuestra dosis de polla correspondiente.
31 Enero, 2017 - 2.375 visitas

A las dos nos encanta el  sexo duro - - Madres e Hijas

Será cosa de los genes pero en la cama, mi madre y yo disfrutamos de folladas salvajes y duras. De hecho, una tarde quise compartir con ella a mi chico y, mientras yo recibí con gusto su rabo por el coño, ella se atrevió a practicar sexo anal con él, dándonos con ganas y sin piedad en un trío que fue una maravilla.
9 Enero, 2017 - 2.434 visitas

Mamá y yo compartimos los juguetes - - Madres e Hijas

No quería que pasase pero mi madre me encontró un consolador y yo estaba avergonzada. Pero tras hablarlo, me calmó y me dijo que era normal disfrutar de la sexualidad a solas y con juguetitos. De hecho, quiso experimentar conmigo y compartir sus dildos, en una follada lésbica donde nos corrimos al mismo tiempo.
19 Diciembre, 2016 - 3.864 visitas

Vaya lengua tiene mi madre - - Madres e Hijas

No se que nos pasó esa tarde a mi madre y a mi, pero puedo decir que fue uno de los momentos más morbosos de toda mi vida. Y es que acabamos besándonos de un modo muy apasionado y al final, nos fuimos al dormitorio donde pude comprobar que su lengua sabe muy bien como darle placer a mi clítoris, en una comida de coño que disfruté como nunca.